La Política de Cohesión constituye la principal política de inversión de la Unión Europea. Su principal objetivo es apoyar la creación de empleo, la competitividad empresarial, el crecimiento económico, el desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos en todas las regiones y ciudades de la UE.

El marco de la política de cohesión se establece para un periodo de 7 años y se ejecuta, principalmente, a través de estos fondos: 

  • Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER): aspira a reforzar la cohesión económica y social regional a través de la inversión en sectores que fomentan el crecimiento para mejorar la competitividad y la creación de empleo. El FEDER también financia proyectos de cooperación transfronteriza.
  • Fondo Social Europeo (FSE): invierte en las personas y se centra en mejorar las oportunidades de empleo y educación. También intenta ayudar a las personas desfavorecidas que están al borde de la pobreza o la exclusión social.
  • Fondo de Cohesión (FC): invierte en crecimiento ecológico y desarrollo sostenible, y mejora la conectividad en los Estados miembros con un PIB por debajo del 90% de la media de la UE-27. España no es beneficiaria del Fondo de Cohesión desde el periodo de programación 2014-2020.

Durante el período 2021-2027 se ha añadido el Fondo de Transición Justa (FTJ) como uno de los fondos principales de la Política de Cohesión.

Adicionalmente a estos fondos se encuentran el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Fondo Europeo Marítimo de Pesca y de Acuicultura (FEMPA). El conjunto de estos seis fondos constituye los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE). Además, cabe mencionar otros fondos como son el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI); el Fondo de Seguridad Interior (FSI) y; el Instrumento de Apoyo Financiero a la Gestión de Fronteras y la Política de Visados (IGFV).

La política de cohesión beneficia a todas las regiones de la Unión Europea y el nivel de inversión refleja las necesidades de desarrollo de los Estados miembros. Las regiones se clasifican según su Producto Interior Bruto (PIB) como más desarrolladas, en transición o menos desarrolladas. En función de esta clasificación, los Fondos pueden proporcionar entre un 50% y un 85% de la financiación total de un proyecto. La financiación restante puede proceder de fuentes públicas (nacionales o regionales) o privadas.

La Política de Cohesión va evolucionando y, por lo tanto, modificándose, principalmente en línea con cada período de programación. Más abajo puedes consultar los diferentes períodos.